Un gran remedio para un gran mal



Este es un fragmento de una conferencia de prensa de hace algunos meses. El Loco entabla una discusión, en buenos términos, con un periodista que le recrimina los puntos que el Athletic ha dejado en los minutos finales de una serie de partidos. 


-Periodista: "¿No cabe reaccionar de otra forma en los últimos minutos y conservar el balón de una forma más eficaz?"

-Bielsa: "¿Pero cuando usted dice `eficaz’ a qué se refiere? ¿Que no ataquemos?"

-Periodista: "Lo dice usted…"

-Bielsa: "No, yo no lo digo, lo pregunto. Si usted dice `mire, le falta eficacia a un equipo’… Lo que nosotros hicimos es seguir atacando ¿sí? ¿fue así o no?" 

-Periodista: "..."

-Bielsa: "Entonces, usted que ha visto que seguimos atacando considera que no es eficaz seguir atacando cuando uno tiene una ventaja. No seguir atacando significa darle la pelota al rival o sostenerla en el propio campo o haciéndola circular sin posibilidades de crecer en el campo rival. De lo que estoy seguro es que no hay mejor forma de defenderse que obligando al rival a que se adapte a un equipo que, a pesar de que gana, sigue atacando. Si usted analiza, creamos 15 situaciones de gol y el rival creó 5, ¿no le parece que eso es suficientemente contundente como para no buscar explicaciones diferentes? Es la forma de jugar del equipo y los partidos se analizan en su totalidad. Un equipo que realiza 15 situaciones de gol y recibe 5, está clarísimo por qué no ganó."